Asesoramiento web y consultoría para diseño web de empresas

Todas las empresas quieren estar en Internet, y, ya que están, sacar algún provecho de ello. Conseguirlo no es tan fácil como parece, más aún en un sector como el del desarrollo web, en el que parece que la premisa más extendida sea: "¡Coge el dinero y corre!".

Las causas de que prácticamente el 90% de las páginas web sirvan de muy poco son diversas. Y tienen que ver con todos los participantes en los proyectos.

1. - El cliente:
Por desconocimiento u otros motivos, tiene tendencia a creer, o por lo menos a engañarse queriendo hacerlo, que le dará el mismo resultado una página de 500 € que una de 5.000 €.

Evidentemente se equivoca. Pero esto no es obstáculo para protestar cuando se da cuenta de que lo que se ha quedado (con demasiada frecuencia por querer duros a cuatro pesetas) no da el resultado que esperaba. Pudiendo llegar a comparar su página con otra que ha costado cinco veces más.

Claro que normalmente una página más cara funcionará mejor... Puesto que ha sido pensada para funcionar, no sólo para ser del agrado del cliente, y de una cosa a la otra hay todo un mundo.

2. - La empresa de diseño:
En estos momentos, la crisis es un impedimento importante (el precio se ha convertido en un factor determinante para aceptar un proyecto de diseño web). Ante esta coyuntura, prácticamente todas las empresas y diseñadores web optan por lo práctico, pensando únicamente en su subsistencia... El típico "pan para hoy".

El cliente pide x, pues x, el cliente pide y, pues y, pero sin pasar de ahí, puesto que por lo que están dispuestos a pagar no llega para más, pero tampoco tienen toda la culpa, puesto que si el cliente (que es quien debe aprovecharla), no está dispuesto a pagar lo que vale una página web de garantías, qué espera? Que la empresa de diseño las ponga por su cuenta? ... Un absurdo!

Otra situación frecuente en lo relativo a empresas y diseñadores web, es que también debido al contexto económico, la competencia se ha disparado.

Al ser necesaria una inversión mínima, desde estudios de diseño gráfico (y no es lo mismo que diseño web... Ni en el aspecto!), Hasta programadores de aplicaciones, e ingenieros que se han encontrado sin trabajo, han optado por ampliar el abanico de servicios, incorporando el de diseño de páginas web (... y generalmente a la brava, si ni siquiera informarse!... así quedan las cosas).

Con todos los respetos, pueden ser muy buenos en su trabajo, pero no son especialistas en web, y por tanto, no tienen las nociones indispensables de SEO, promoción, ni de muchas otras cosas necesarias.

Siendo especialistas, ni nosotros mismos tenemos capacidad para ofrecer directamente todos los servicios con la calidad necesaria, por lo que recomendamos colaboradores cualificados para que se ocupen tanto de lo que no podemos hacer bien, como de repasar y certificar la calidad de nuestro trabajo.

Así pues, ¿Cómo lo hará alguien que se dedique a ratitos, y además sin supervisión? Respuesta fácil... Mal.

Llegados al caso, es necesario que por lo menos alguien que sepa cómo funciona el mundo del desarrollo web, SEO y la promoción social (el equivalente, pero tampoco igual al marketing de toda la vida) supervise los proyectos (ésto es recomendable, incluso si ha desarrollado la página una empresa supuestamente especializada, puesto que con frecuencia las sorpresas son grandes, y numerosas).

Contratar un servicio de asesoramiento web, es una de esas cosas que siempre se deberían hacer. No cuesta demasiado dinero, y puede ser clave para que la página, sirva para algo más que ponerla en la tarjeta de visita.


Te gusta esta pantalla?compártela




login
Descuentos Promociones